¿Por qué seguimos sin ponernos el cinturón?

Tras una intensa campaña de sensibilización y control del uso del cinturón en el coche, las autoridades han registrado hasta 3.071 conductores viajando sin esta medida de seguridad.

Aprovechando el periodo de la vuelta al cole, la Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha una campaña de sensibilización del uso del cinturón de seguridad y de las medidas de retención de menores en el coche.

Durante los siete días que ha durado la campaña, los agentes de Tráfico han comprobado que 2.891 adultos y 180 menores viajaban sin ningún tipo de sistema de retención. De los 2.891 adultos, 1.878 eran conductores y 1.013 pasajeros (608 de ellos en los asientos delanteros y 405 en los traseros). En el caso de los menores, de los 180 que no llevaban cinturón de seguridad ni sistema de retención infantil, 46 viajaban en los asientos delanteros y 134 en los asientos traseros. 

El 72, 2% de los usuarios de los vehículos que circulaban sin el dispositivo de seguridad han sido detectados cuando circulaban por carreteras convencionales (2.218), mientras que el 27,8% (853) restante lo fueron transitando por autopistas o autovías. 

La vigilancia se ha realizado durante las 24 horas del día, aunque ha sido en el intervalo de 6 a 22 horas cuando mayor número de personas han sido vistas y denunciadas sin usar el cinturón de seguridad.

No hace falta decirlo, pero el cinturón de seguridad es uno de los elementos que más vidas ha salvado en nuestras carreteras, y sus ventajas están más que probadas:

– Reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente. 
– Impide que el ocupante salga expulsado del vehículo en caso de impacto. 
– Distribuye las fuerzas del choque sobre las partes más fuertes del cuerpo. 
– El airbag no es eficaz si no se complementa con la utilización del cinturón de seguridad, ya que ambos están pensados para funcionar de forma complementaria. 
– No utilizar el cinturón de seguridad en los asientos traseros supone un gran riesgo ya que, en un impacto frontal, la probabilidad de que un ocupante de los asientos de atrás golpee mortalmente a otro pasajero de los asientos delanteros puede ser hasta 8 veces mayor.

Los menores de edad, de estatura igual o inferior a 135 cm. además de utilizar un sistema de retención infantil homologado y debidamente adaptado a su talla y peso, deberán situarse en los asientos traseros, excepto:

– Cuando el vehículo no disponga de asientos traseros.
– Cuando todos los asientos traseros estén ya ocupados por otros menores de las mismas características.
– Cuando no sea posible instalar en dichos asientos todos los sistemas de retención infantil.
 
En caso de que ocupen los asientos delanteros, siempre deben ir con el sistema de retención adecuado a su peso y talla y si el vehículo dispone de airbag frontal, únicamente podrán utilizar sistemas de retención orientados hacia atrás si el airbag ha sido desactivado. 

Volver al listado