La batería reduce su capacidad con el fríoPor cada grado de temperatura que cae, la capacidad de las baterías se reduce.

La batería es un elemento clave del vehículo, pues sin electricidad éste no funciona. De la batería además, dependen muchos componentes como los faros, radio, GPS, dirección ABS, alarmas, sistemas de control de tracción… Por lo que siempre debemos tener sumo cuidado a la hora de elegir una batería para nuestro vehículo y prestar gran atención a su mantenimiento.

Según los expertos, la vida útil de una batería está entre 4 y 5 años, dependiendo de varios factores como el tipo de conducción, el número de arranques, y la marca de la batería.

Y no debemos olvidar que también existe el factor meteorológico. Los principales fabricantes recuerdan que, durante los meses más fríos, la batería sufre un mayor desgaste por el descenso de las temperaturas y también debido a que las necesidades energéticas del motor se multiplican: lunas térmicas, calefacción de los asientos…

Pero expliquemos bien este fenómeno: no es que el frío dañe la batería, sino que ésta pierde la capacidad para liberar la energía almacenada, ya que a bajas temperaturas el movimiento de los electrones es más lento, por lo que la resistencia interna aumenta y a la batería le supone un mayor problema suministrar la corriente que se le demanda para el arranque, por lo que cuando activamos la llave de ignición el voltaje de la batería desciende.

Todos estos factores se verán incrementados cuantos más años tenga la batería, por ello hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones como elegir una batería de calidad, instalar la batería definida para el motor o vehículo en cuestión y nunca inferior a lo aconsejado. En este sentido, la instalación de una batería con menores prestaciones que las exigidas por el fabricante del vehículo se traducirá en una pérdida de prestaciones y reducción de su vida útil de forma prematura.

Volver al listado